Los socios guipuzcoanos de Kutxa en operaciones especulativas compraron un piso en Madrid al jefe de la trama de corrupción de Marbella, Juan Antonio Roca

Posted on 12 noviembre, 2009

2


El auto del juez que instruye la trama de corrupción de Marbella y al que ha tenido acceso GIPUZKOA CONFIDENTIAL asegura que la empresa guipuzcoana Yeregui compró el piso de Madrid en el que vivían Juan Antonio Roca,  jefe de la trama de corrupción marbellí, y su familia cuando acudían a la capital. 

En este piso no estaba el famoso cuadro de Miró que Roca colgó de la pared de un water, pero sí 21 obras de arte de la extensa colección del asesor de urbanismo del Ayuntamiento de Marbella.

Yeregui es una empresa promotora que pertenece a los socios con los que Kutxa ha hecho varias operaciones especulativas, varias de ellas fallidas en Murcia (Lo Poyo y La Zerrichera) y en las que la caja invirtió un total de 160 millones de euros que no está claro que pueda recuperar ya que las recalificaciones han sido paralizadas por serias irregularidades. Uno de los socios de Yeregui, Javier Arteche, está imputado por el juez en una pieza separada de la Operación Malaya, junto a su amigo Juan Antonio Roca y Julián Muñoz, entre otros. Arteche está acusado de cooperación para el fraude, cooperación en la prevaricación y cohecho en relación con la compraventa de las fincas Ave María y Francisco Norte, de Marbella. Los otros dos socios de Yeregui son los también guipuzcoanos Luis Maya Galarraga y Agustín Aguirre Iguiñiz. Estos últimos no están imputados en ninguna causa.

Por si fuera poco Yeregui, la empresa que adquirió el inmueble en la céntrica calle madrileña de Goya para uso personal de Roca y su familia, tenía su domicilio social en la Avenida de la Libertad, 17 y otra sede en el número 7 de la calle Consuegra, en Madrid, edificios donde, casualidades de la vida, tiene sus sedes Cialt Asesores, antes Alt Norte, cuyo administrador, Jesús Jiménez Oruna, está imputado por la fiscalía en el caso Victor Bravo. Hay que recordar que en la sede de Alt, estaba radicada Glass Costa, empresa cuya actividad real estaba en Cambrils y a la que, siempre según la fiscalía, Victor Bravo facilitó, siendo director de la Hacienda guipuzcoana, que pudiera domiciliarse ficticiamente en el territorio para obtener ventajas fiscales. A cambio Victor Bravo y su socio Rufino Eizaguirre obtuvieron el 7,1% del capital social de Glass.

Piso a nombre de Yeregui, S.A.

Volviendo al tema del piso de Roca en Madrid, en la página 441 del auto del juez de la Operación Malaya al que ha tenido acceso GIPUZKOA CONFIDENTIAL, se señala textualmente “En el informe de la de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de Policía Judicial 38.112/07 que figura en los folios 28.184 a 28.295 del tomo XCIX de las actuaciones, se recogen diversos inmuebles que han sido propiedad de Roca por medio de sociedades interpuestas y una serie de testaferros. En el archivo informático “inmuebles.xls” localizado en las oficinas de Maras Asesores se reflejan una serie de inmuebles que serían propiedad de Roca por medio de sociedades interpuestas con referencia a su descripción, fecha de compra, sociedad y ubicación (folio 28.186). Estos inmuebles serían el piso de la calle Goya nº 59 4º B de Madrid, un piso en la urbanización La Trinidad de Marbella, apartamentos en Village, Malibu y el Embrujo…  El piso de Goya 59 aparece a nombre de Yeregüi, sociedad relacionada con Javier Arreche Tarasco (1), sí bien de la documentación intervenida se desprende que Roca lo consideraba como suyo”. (1) En el auto, se dice textualmente Javier Arreche Tarasco cuando el nombre correcto es Francisco Javier Arteche Tarascón que es el administrador de Yeregui. No es de extrañar esta errata porque el auto tiene 451 folios y aparecen en él centenares de nombres.

Más adelante (Pag. 444) el auto del juez hace nuevamente referencia al piso de Goya 59, desbarata el hecho de que sea sede de alguna empresa y asegura que “Goya 59 no es la sede de Condeor ni de ninguna sociedad, sino como se comprobó en el registro del inmueble, sino que es el domicilio de Roca y su familia en Madrid.  Se ha localizado en los registros una nota simple del inmueble solicitada por Ursula Quinzano en la que aparece Yeregüi  S.A. como titular del inmueble”.

Más adelante el auto judicial señala que “No ha aparecido ni se tiene constancia de su existencia, ningún contrato de arrendamiento u otro título que permita a Roca utilizar la vivienda, pudiendo concluirse que el inmueble es de su propiedad”.

¿Por qué una empresa guipuzcoana compraría un pisazo en la céntrica calle de Goya de Madrid para disfrute de Juan Antonio Roca y su familia? Pues la respuesta, quizás, y es lo que la investigación judicial deberá dilucidar, esté en que el administrador de Yeregui, Javier Arteche, tuvo intensas relaciones con el líder de la trama de corrupción marbellí. Arteche está imputado por el juez en una pieza separada que abrió el instructor de la Operación Malaya en relación con dos parcelas “Ave María” y “Francisco Norte” en Marbella.

Roca compró parcelas a Yeregui en Murcia

El auto descubre algunos de los negocios que Roca tenía con los socios de Kutxa en varias operaciones especulativas en la costa mediterránea. El titular del Juzgado de Instrucción Número 5 de Marbella señala: 

“En los archivos del despacho de Hoffmann se han localizado unos archivos informáticos que permiten identificar todas y cada una de las fincas adquiridas por Roca en Murcia a Yeregüi, y en concreto en el archivo MEMORIA MASDEVALLÍA 2.004.XLS (folio 27.501). Los pagarés de Rivoire entregados a Lipizzar se endosas a Masdevallía que los entrega a Yeregüi para la compra de las parcelas en Murcia de Nueva Rivera en los Alcázares y San Pedro del Pinatar”. (Pag. 223) 

El auto aclara aún más esas operaciones al asegurar que “La cantidad total abonada a Yeregüi por las parcelas es de 29.560.177,32 euros que se reciben gracias a los “negocios” desde el Ayuntamiento de Roca de Naviro, Haviland, Rivoire o El Cantizal. Por estos negocios los empresarios amigos de Roca como en el caso de Carlos Sánchez y Andrés Lietor, obtienen grandes beneficios”. (Pag. 224)

Anuncios
Posted in: Uncategorized