La Guardia Civil lanza una ofensiva con efectivos armados contra los bares de Donostia con máquina de tabaco

Posted on 11 febrero, 2010

1


Nissan Patrol con efectivos con armas largas y pasamontañas, como si se tratara de una operación antiterrorista, han comenzado a acudir a bares de la capital donostiarra para comprobar que las máquinas expendedoras de tabaco se encuentran en regla. El resultado, en varios casos, multas de más de 200 euros por comprar el tabaco en estancos que no están en la zona que le corresponde al establecimiento.
La razzia de los efectivos de la benemérita tiene de los nervios a los hosteleros. “Llevo veinte años comprando el tabaco a un amigo estanquero y resulta que ahora me exigen que compre el tabaco al estanco que me corresponde en mi zona”.

En varias zonas de la ciudad, San Martín, calle Marina y Amara, entre otros, varios Patrol blindados con guardias armados con metralletas se han desplegado con el único fin de comprobar la situación administrativa de las máquinas expendedoras de tabaco de varios bares. Muchos vecinos, al ver el despliegue, creían que se trataba de una operación antiterrorista.

Pues no. El objetivo de la visita de los agentes que van con los rostros tapados con pasamontañas es simplemente comprobar que los bares cumplen sus obligaciones con la Agencia Tributaria.  Exigen demostrar que están al día en el pago de la licencia de venta y que justifiquen que el tabaco que venden en su expendedor lo han adquirido al estanco que por la zonificación les corresponde y no a otro. Uno de los bares sancionados es el Esnaola, de la calle San Martín.

La actuación de la Guardia Civil ha sembrado el pánico entre los hosteleros que se han lanzado  a buscar entre sus papeles las licencias o a cambiar de suministrador, ya que son muchos quienes incumplían la normativa que les obliga a comprar al estanquero de su zona. “Esto es pasarse veinte pueblos y tiene un único objetivo que es recaudar como sea -señala un barero-. Gano 15 céntimos por paquete y si siguen así prefiero quitar la máquina”.

Curiosamente en la cruzada del gobierno por liberalizar todos los sectores que se saldó con una Ley Omnibus no se ha tocado para nada el monopolio que supone la venta de tabaco en una determinada zona para quienes tienen un estanco.

Anuncios
Posted in: Uncategorized